Archivo mensual: mayo 2010

Convocados por Internet

Seattle, 1999: primer movimiento masivo de personas convocado por Internet y que consigue reunir a cientos de personas para protestar contra las medidas de la Organización Mundial del Comercio. A partir de este acontecimiento, Internet se convirtió en el signo más latente del desarrollo tecnológico de los últimos años, ya que dicho movimiento fue convocado, precisamente, mediante la red. Después de aquello y, aunque el movimiento no resultó todo lo satisfactorio que se hubiese deseado, lo cierto es que muchos han sido los movimientos sociales convocados por Internet.

Nadie pone en tela de juicio el valor de las nuevas tecnologías, en general, y de Internet, en particular, a la hora de convocar a centenares de personas a favor o en contra de una causa. Debe ser ese sentimiento de masificación, de globalización disfrazada que nos hace sentirnos más fuertes cuando sabemos que otras personas en cualquier parte del mundo defienden los mismos derechos por los que, individualmente, nosotros luchamos.

Esto mismo debieron pensar los responsables de Greenpeace cuando lanzaron un anuncio protagonizado por la actriz argentina Natalia Oreiro en el que se proclamaba la lucha contra la caza masiva de ballenas. El anuncio se distribuyó únicamente por Internet y sus visitas aumentaron vertiginosamente los días antes de la manifestación. Así, aunque no fueron tantos los manifestantes como los espectadores del anuncio, la Marcha Azul cumplió las expectativas de Greenpeace.

Con el fin de ganar adeptos, en el video Greenpeace daba  fechas y lugares exactos para manifestarse en contra de la Comisión Ballenera que decidía sobre la vida o la muerte de miles de ballenas. Por otro lado, propuso una medida alternativa más sencilla para unirse al movimiento sin necesidad de tener que movilizarse hasta Buenos Aires. Esta innovación consistía en poder defender estas ideas llevando puesta una camiseta azul el 27 de Mayo de 2007, sin importar el lugar en el que nos encontrásemos.

Con estas medidas innovadoras, Greenpeace pudo lograr una movilización sin precedentes, ya que no sólo protestaban contra la lucha de ballenas quienes estaban presentes en la manifestación ante la Comisión Ballenera, sino que miles de “manifestantes” con  camisetas azules aportaban su granito de arena sin la necesidad de estar manifestándose en masa.

Después de noticias como esta es aún más improbable que alguien se atreva a poner en tela de juicio el poder de Internet en la Sociedad de la Información en la que vivimos. Hace un tiempo, los movimientos sociales debían resguardarse de la Autoridad e, incluso, reducir al mínimo exponente sus aspiraciones. Hoy en día, Internet ha conseguido sacar a la luz muchos de estos movimientos.  Gracias a la libertad que la red nos ofrece, nadie puede impedir que se convoquen manifestaciones que buscan defender unos principios básicos.

¡Mamá, quiero ser periodista! (aunque estemos en crisis)

 Ni uno, ni dos, ni tres. Ocho meses ha habido que esperar para que descienda el número de parados en España. Según los datos ofrecidos por la Administración y difundidos por  los medios de comunicación, el paro ha descendido en unas 24.000 personas durante el mes de Abril. Los expertos achacan este descenso del paro a la Semana Santa y a la llegada del buen tiempo, algo que no sería muy positivo si tenemos en cuenta que ambos factores crean puestos de trabajo de carácter temporal. De hecho, el último descenso del paro se dio en Julio de 2009, uno de los meses por excelencia de las vacaciones del verano. 

Como es lógico, los sectores más afectados por este aumento en los puestos de trabajo han sido la construcción y el sector turístico. Llegados a este punto, siempre me asalta la misma pregunta: ¿para cuándo una mejora en el ámbito periodístico o audiovisual? Quienes pensamos en un futuro formando parte de este “mundillo”, a menudo nos vemos desmotivados por datos que nos auguran una salida bastante oscura y, por lo tanto, un trabajo bastante escaso.

Hace años que el mundo periodístico está en crisis pero ¿qué se puede esperar de un país con una popular “prensa” del corazón?, ¿un lugar donde un periodista no necesita estar licenciado para ejercer esta profesión? Evidentemente, el periodismo ciudadano no es el movimiento que desprestigia este gremio, siempre que se realice con el fin de compartir con nuestros semejantes información relevante. Y, por último, ¿qué se puede esperar de un lugar en el que nadie tiene pretensiones de cambiar esta situación?

Para bien o para mal, siempre nos quedará la libertad de expresión, los blogs y demás soportes para llevar a cabo la actividad que muchos deseamos realizar. No será porque no nos lo advirtieron; desde el preciso instante en el que decides que quieres tener un futuro como periodista, los números sobre el paro, los sueldos bajos, la sobreexplotación de los becarios y un largo etcétera se cargan en tu espalda. Y no pasarán uno, ni dos, ni tres…Esperemos que en unos cinco años hayamos salido de esta crisis periodística.